CAPÍTULO 5: VINOS AIREN EN MADRID

vinos airen madrid

En capítulos anteriores te presentamos la uva Garnacha tintauva Syrahuva Malvar, uva tinta Fino, cuatro de las más importantes variedades recogidas en la D.O. Vinos de Madrid, protagonistas de algunos de los mejores vinos de Madrid 2020. En esta quinta entrega haremos análisis de los vinos Airen en Madrid.

VINOS AIREN EN MADRID

La uva airén es una de las uvas tradicionales en la Comunidad Autónoma de Madrid, que ha estado regulada por el Reglamento de la Denominación de Origen desde sus primeros días.

Siendo como es una variedad autóctona de España es una de las variedades con mayor extensión cultivada del mundo. Actualmente ocupa el tercer lugar, pero en el año 2004 era la variedad con mayor superficie de viñedo mundial, con 306.000 hectáreas, y eso que tan solo se cultiva en España, principalmente en las Denominaciones de Origen Valdepeñas, La Mancha y, por supuesto, en la Denominación de Origen Vinos de Madrid.

En este momento no encontrarás vinos airen de Madrid en nuestra tienda online. No obstante, nuestro proyecto está en pleno proceso de crecimiento. Muy pronto ampliaremos nuestro catálogo y podrás disfrutar de aún más variedad de vinos elaborados en nuestra región. ¡Apostamos por la calidad de los Vinos de Madrid, por el producto local y el trabajo de nuestros agricultores y bodegueros!

CARACTERÍSTICAS AGRONÓMICAS DE LA VARIEDAD AIREN

Las cepas de airén tienen un aspecto pequeño, pegado al suelo, y su crecimiento rastrero parece diseñado para ocultarlas del sol. Una característica importante es su fertilidad.

La poda se hace “a la ciega”, es decir, cuando sólo se ve una yema. La vid no tiene brazos. Los racimos son grandes y sueltos. Cuando se recogen las uvas, la viña parece estar sostenida por las propias uvas.

Es muy susceptible a las enfermedades criptogámicas y moderadamente susceptible al oídio. Normalmente no tiene problemas para completar el ciclo de maduración.

CARACTERÍSTICAS ENOLÓGICAS

La tecnología ha cambiado con el tiempo. Las antiguas tinajas de tierra típicas de las bodegas más antiguas de pueblos como Navalcarnero se han sustituido por depósitos de acero inoxidable para mejorar al máximo la manipulación del mosto y del vino.

Esta variedad tiene pocos aromas y debe apoyarse en una fermentación controlada y en el uso de levaduras cuidadosamente seleccionadas para desarrollar aromas de fruta verde y flores amarillas.

Su alto contenido de alcohol y su baja acidez lo convierten en un vino propenso a la oxidación. No es apto para el envejecimiento en barrica y, en general, es más adecuado para la mezcla, pero no en un alto porcentaje. En Madrid es tradicional elaborar vinos con un coupage de macabeo, malvar y airén.

Gran parte es para el mosto concentrado, rectificado o destilado. En general, se trata de un buen “pulmón de uva” del que nunca hay escasez.

EL MARIDAJE PERFECTO

Si hablamos de tradición, un maridaje que se me antoja perfecto para un vino de airén de la DO Vinos de Madrid sería unas migas con huevo frito, y ¿qué mejor manera de hacerlo que en forma de tapa en la barra de una taberna o casa de comidas de las que abundan en algunos barrios y pueblos de Madrid? Y ya si el tabernero tiene la delicadeza de adornar las migas con un puñado de uvas airén ya es el acabose.

migas-pastor-sebastian-simon
Las migas con huevo son un maridaje perfecto para un vino de la variedad Airen

La combinación de la acidez del vino en maridaje con la melosidad de la yema de un huevo campero frito y la frutosidad ligeramente amarga del aceite de oliva virgen en el que se han hecho las migas creo que es un espectáculo que por muy low cost que realmente sea hará babear al más elegante gourmet.

Y si prefieres hacerlo en casa, nada más sencillo. Corta las rebanadas de pan la noche anterior y colócalas en un bol o cuenco grande, rocíalas con unas gotas de agua y tápalas con un paño. El único condimento para unas buenas migas es el chorizo ibérico. Fríelas previamente en aceite para que suelten los sabores y cubran completamente las migas. Por último, está el clásico huevo frito con sus puntillas. Ni que decir tiene que los huevos deben proceder siempre de gallinas criadas en libertad y bien alimentadas.

Te animamos a probar este maridaje en tu próxima excursión enoturística por Madrid, visitando espacios tan maravillosos como la Vega del Alberche, la Sierra de Gredos y, por supuesto, Villa del Prado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.