La Uva Syrah da lugar a Vinos Gastronómicos

La syrah da lugar a vinos gastronómicos

La variedad syrah permite elaborar vinos muy gastronómicos, que cuentan con el favor del público, como el Cordovilla Reserva 2016.

La uva syrah fue introducida en España en 1982 por el, recientemente fallecido marqués de Griñón, en su Finca Valdepusa, lo que hoy es la D.O. Dominio de Valdepusa, en Toledo. En 1974 ya había introducido en nuestro país la cabernet sauvignon, a la que posteriormente, siguieron la petit verdot y la syrah.

Carlos Falcó fue pionero en la modernización de la viticultura española y en la elaboración de vinos de calidad, aplicando los conocimientos adquiridos alrededor del mundo a sus tierras.

Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Lovaina (Bélgica) y, posteriormente, graduado por la Universidad de California (Davis). Dominio de Valdepusa fue el primer viñedo en España en utilizar viticultura sostenible y en introducir nuevas tecnologías como, la aplicación del riego por goteo (1974) o el cultivo en espalderas Smart-Dyson (1994). En una época, en la que estaba prohibido regar, él aplicó el sistema de riego por goteo que había visto en Israel para mejorar la calidad de la viña. Desde aquí nuestro reconocimiento a su excelsa labor en el mundo del vino.

Volviendo a lo que nos ocupa, la syrah o shiraz, no tiene un origen claro. El nombre shiraz proviene de una ciudad muy antigua en Irán que produce un vino llamado shirazi. Una de las versiones sobre su procedencia dice que la uva es originaria de allí y que posteriormente fue llevada a Francia, al valle del Ródano, dónde es la variedad más cultivada, mientras otras sitúan su origen directamente en el Ródano.

Experimentó un boom a finales de los años noventa, cuando se empezó a plantar por toda España. Esta uva se suele utilizar para aportar color y cuerpo al coupage. Siendo frecuente encontrarla junto al cabernet sauvignon, al merlot y a la monastrell.

Los vinos de syrah son vinos con mucho color, aromáticos, intensos, de elevada graduación alcohólica, taninos muy suaves y relativamente ácidos. Suelen tener mucho sabor y buen cuerpo.

Tienen aromas a fruta madura: violeta, grosella, mora y frambuesa, junto a los de chocolate, café y pimienta negra. Al envejecer no toman mucho los aromas de la madera, sino que recuerdan a cuero, alquitrán, ahumado y, ligeramente, a vainilla.

Debido a sus sabores concentrados y los altos niveles de taninos, estos vinos mejoran tras su envejecimiento en botella.

En la Bodega Virgen de la Poveda, la syrah ha dado origen a la joya de la corona, a su vino más gastronómico, el Cordovilla Reserva 2016. Este vino, acogido a la D.O. Vinos de Madrid, ha reposado en crianza dieciocho meses en barrica de roble americano y otros dos años en botella. Marida a la perfección con chacinas y embutidos, quesos fuertes, carnes rojas y guisos.

La syrah permite elaborar vinos muy gastronómicos

Si quieres leer un poco más sobre a qué tipo de comida acompaña mejor un vino tinto, te recomendamos leer nuestra entrada anterior “Vinos Rosados y Tintos. Un Vino para cada Ocasión” y si no quieres dejar pasar la ocasión de regalarlo o tenerlo en casa para estas Navidades, puedes echarle un vistazo a nuestra página de ofertas dónde puedes encontrar un pack al mejor precio.

Comment ( 1 )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *