Vinos de Madrid para disfrutar del frío y de la chimenea

Afuera hace frío. Quizás nieve. O llueve o granice. El tiempo no acompaña para salir fuera. Entonces, ¿qué plan tenemos? ¿Chimenea y un libro? Y… ¿por qué no chimenea y los originales vinos de Madrid? Que no, que no, que no, que no te mueves… Sigue leyendo que lo mismo te animas a montar hasta una fiesta frente al fuego con una buena copa de vino en tus manos. ¿Qué mejor plan podemos montar en invierno?

¿Tomamos el vino solo o nos atrevemos con maridaje?

Cae la noche. Has llegado de trabajar. O estas de día de descanso. Si es que da hasta lo mismo para disfrutar de este plan. Solo necesitamos que haga frío. ¿Qué plan es este? Pues uno que es cuanto más fantástico cuanto peor tiempo haga. Porque así vas a disfrutar más y más. Y esto va a ser por contraste. Y, como ya habrá tiempo de salir afuera, hoy toca disfrutar de casa. Solo necesitas la chimenea.

¿Y si no tengo? ¡Cuántas pegas me estás poniendo esta noche con el artículo! Si no tienes esa suerte, ponemos la calefación, un poco de nuestra música favorita, nos sentamos en el sillón y… a disfrutar. Así que lo de los discos y la butaca (y/o sofá que te estoy viendo venir con los detalles del plan) también vale con la chimenea o con una estufa de la energía que prefieras.

¿Vino en soledad o en compañía?

¿Solo o acompañado? Mira… ya que el invierno acaba de empezar y tenemos ante nosotros tres largos meses, puedes ir probando. Un día solo (cuando estés más estresado), otro acompañado, otro montas una fiesta… Si es que con los vinos de Madrid no hace falta nada para disfrutar. Puedes tener ese momento único sin más acompañamiento. Por eso, enciende la chimenea (o la fuente de calor alternativa), ponte cómod@ y a disfrutar…

¿Qué vinos son los más apropiados para disfrutar de la chimenea?

Vamos a dar opciones porque todo eso dependerá del plan, ¿no? En la tiendadevino.es queremos que tu disfrute sea nuestra meta. Por eso, no nos vamos a cansar de organizarte la agenda festiva. Anota:

1.- Vinos de Madrid para disfrutar con los amigos en fiestas íntimas de invierno

El encendido de la chimenea es una excusa para montar una fiesta con amigos. ¡Y no digamos ya de una íntima! Esta última es casi de película. Si vas a disfrutar de agradable compañía, lo aconsejable es que prepares un menú que no sea muy copioso y que lo marides correctamente.

Hemos dejado ya unas nociones básicas de maridaje en este sitio. Aunque todo se va a hacer a tu gusto, en invierno se apetecen más las carnes rojas regadas con buenos crianzas que en los vinos de Madrid lo tenemos muy originales que otras opciones culinarias. Los tintos con cuerpos van bien con verduras de temporadas como las ricas alcachofas (deliciosas con jamón) o los revueltos de setas o trigueros. Eso sí, el caldo de los dioses no puede faltar en abundancia. Dará paso a la buena conversación, a las risas y a las confidencias. Y es una idea fantástica para reunirse todos sin pasar mucho frío.

2.- Un buen vino tinto junto a la chimenea para empezar el tiempo de descanso

Que las jornadas son agotadoras ni lo pongo aquí que estamos hablando de disfrute. A veces llegamos a casa tan cansados que no nos damos tiempo a nosotros mismos para disfrutar de lo que tenemos. Los placeres sencillos son, sin duda, los mejores. Y este que te pongo es irresistible. Te proponemos dos opciones (Cantoral y Alfamín). Ambos nombres tienen personalidad, cuerpo y recuerdos de bosque que tanto nos gusta en invierno. Además, su precio es tan irresistible que se va a convertir en un maravilloso placer. Solo tienes que ponerte cómodo, recuerda la música y la fuente de calor y… servirte. ¿Te sientes bien, verdad? Es tu merecido premio al terminar la jornada.

3.- ¿Te apuntas a los vinos de Madrid semidulces?

Esta opción es para disfrutar de una manera más original y se presta, incluso, a rematar una tarde de té, de risas, de charla o de lo que se te apetezca. El vino semidulce de Madrid es original y distinto. Ni que decir tiene que nada tiene que ver con los conocidos oportos o jerez por poner dos ejemplos. Este es rompedor y vanguardista. Si los tintos o los blancos tienen sus adepto. Sin duda, lo mejor es el rosado con un delicioso color cobre y una textura espesa va a hacer las delicias de esos amantes de las bodegas en busca de nuevos y sorprendentes sabores.

¿Qué me dices? ¿Ponemos la chimenea? ¿Quién pone el vino?

Por Candela Vizcaíno

Comment ( 1 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *