T7. Cómo leer la etiqueta de un vino

Cómo leer la etiqueta de un vino

Cómo leer la etiqueta de un vino, te lo explicamos en la séptima entrega de “Trucos La Tienda de Vino”, para que la próxima vez que vayas a elegir uno, sepas reconocer sus características. Probamos un vino por recomendación de algún conocido, porque lo hemos bebido anteriormente, porque nos suena la bodega o porque nos ha gustado o sorprendido su nombre…

Saber cómo leer la etiqueta de un vino es básico para elegir y nos va a dar muchas pistas sobre su cata y maridaje.

Todos sabemos que detrás de una buena etiqueta de vino hay mucho marketing y un equipo de publicistas. Se cuida al detalle tanto la redacción de los textos, como, la elección del nombre y la imagen que lo acompaña. Por ello no podemos olvidar, que es el carnet de identidad del vino y tiene que contener la información suficiente para que el consumidor sepa lo que está comprando.

Antes de empezar, hay que saber que cada país tiene una normativa diferente, si bien, hay una información que es obligatorio mostrar.

INFORMACIÓN OBLIGATORIA O IMPORTANTE:

Debe figurar en la etiqueta principal, en letras grandes y bien visibles, de manera que resulte fácil de leer.

1. Nombre del Vino y Marca

Es la denominación comercial del vino y su carta de presentación. En ocasiones coincide el nombre del vino con el de la bodega. En la gran mayoría, el mismo productor elabora varios vinos, por lo que cada uno tendrá un nombre diferente.

Es algo fundamental, ya que expresa, en una o varias palabras, la esencia y lo que se pretende transmitir con ese vino. En los últimos años es muy frecuente encontrarse nombres de vinos llamativos y originales que buscan captar la atención y favorecer las ventas.

2. Denominación de Origen (D.O.)

Los vinos europeos, entre los que se encuentran los españoles, son conocidos internacionalmente como vinos del Viejo Mundo. Tradicionalmente, aquí se indica en la etiqueta la región de procedencia de los vinos. En cambio, en los vinos del Nuevo Mundo, se etiqueta haciendo referencia solamente a la variedad de uva. Teniendo en cuenta que una misma variedad de uva se cultiva en distintas zonas de España y que el carácter del vino cambiará de una a otra, tiene sentido incluirla.

En España es obligatorio que la etiqueta del vino incluya si forma parte de una Denominación de Origen, sabiendo así que el productor utilizó para elaborar sus vinos, uvas plantadas en una zona geográfica determinada, mediante un método tradicional utilizado allí desde hace tiempo.

Esta mención no sólo se aplica al vino, sino también a otros alimentos, para garantizar la calidad y las características del producto.

El Consejo Regulador de la D.O. que proceda, determina el número de botellas autorizadas para cada referencia, emitiendo las etiquetas numeradas correspondientes para la bodega.

3. Productor y Embotellador

Conocer el lugar preciso (finca, hacienda, pago, château…) dónde se ha elaborado el vino, refleja su historia, sus valores, los años de experiencia y la personalidad del productor.

Si no se ha embotellado en la propiedad, como suele ser el caso de algunas pequeñas bodegas, también hay que indicarlo en la etiqueta.

La dirección del productor y del embotellador suelen venir indicadas en la etiqueta. Además, en el caso de los vinos destinados a la exportación, debe figurar claramente el país de origen.

4. Porcentaje de alcohol (%)

La normativa obliga a mostrar el porcentaje de alcohol que posee cada vino en la etiqueta. Esto nos permitirá hacernos una idea del cuerpo que tiene el vino.

La graduación alcohólica o grado alcohólico volumétrico de una bebida es la expresión, en grados, del número de volúmenes de alcohol (etanol) contenidos en 100 volúmenes del producto, medidos a la temperatura de 20ºC. Si decimos que un vino tiene una graduación de 11,5%, estamos indicando que tiene un 11,5% de alcohol, es decir, 115ml. de etanol por litro.

Los valores habituales de alcohol según el tipo de vino son:

  • Vinos blancos y rosados: Entre 9% y 12%
  • Vinos tintos: Entre 12% y 14%

5. Contenido de sulfitos

Los sulfitos se producen de manera natural en pequeñas cantidades durante la fermentación de las uvas sirviendo para conservar el vino.

En la actualidad, teniendo en cuenta que es el único conservante autorizado para proteger el vino de alteraciones biológicas, se le añaden más sulfitos para garantizar una buena conservación en largos desplazamientos.

El exceso de sulfitos es el causante de los dolores de cabeza del día siguiente.

Es obligatorio incluir si el vino tiene sulfitos añadidos en la etiqueta o si no los tiene, como en el caso de los vinos naturales y los biodinámicos.

6. Capacidad de la botella

Debe reflejarse también en la etiqueta. Normalmente las botellas son de 75 cl. pero las podemos encontrar de 37,5 cl. (como las de los trenes y los aviones) o las magnum de 1,5 l. (el formato ideal para los vinos de guarda).

Otra información relevante sobre cómo leer la etiqueta de un vino

Hay información que, no siendo obligatoria, suele figurar en la etiqueta o en la contraetiqueta, como la historia de la bodega, la temperatura de servicio, la añada o recomendaciones de maridaje.

  • La Añada: Nos indica el año en el que se cosechó la uva empleada en la elaboración del vino. Se deja a criterio de la bodega el incluirla o no, pero cualquier vino que se precie, lo llevará impreso. A parte de ser un indicativo de calidad, nos ayudará a estimar su fecha preferente de consumo. En el caso de España, a la añada le acompañará si el vino es crianza, reserva o gran reserva, dándonos información sobre la maduración y el envejecimiento del vino.
  • La Historia de la Marca, del Productor o de su Familia: Para conocerlos un poco mejor.
  • La Variedad de Uva: El tipo de uva te dará una idea de las características gustativas del vino.
  • Elaboración: Incluye aspectos que aportan valor añadido al vino, como la crianza sobre lías, la antigüedad del viñedo, un microclima especial…
  • Ficha de cata: datos explicativos de cómo es el color, los aromas y el sabor del vino.
  • Temperatura de servicio: Es la recomendada por el enólogo para disfrutar del vino en su máxima expresión.
  • Recomendaciones de maridaje: Que acompañen al vino consiguiendo sus mejores matices.
  • Premios y reconocimientos: otorgados por expertos en concursos nacionales o internacionales.

En el caso especial de Madrid, siguiendo el camino marcado por Denominaciones de Origen como Bierzo o Cava, el Consejo Regulador de la D.O. Vinos de Madrid ha aprobado por unanimidad el nuevo etiquetado de botellas.

Se crean categorías de zonificación que hacen referencia al origen de las uvas. Informando al consumidor sobre la procedencia de la uva, cuando esté acogida a la designación de unidades geográficas menores a la de su propia delimitación, pendiente de su ratificación por la Comunidad de Madrid.

Más allá de las clásicas categorías de envejecimiento (Crianza, Reserva y Gran Reserva), los vinos podrán lucir la nueva nomenclatura en sus etiquetas, resaltando en qué comarca o en que pueblo crece la uva, de qué paraje son los viñedos o de qué viña en concreto proceden los frutos. Si el viñedo se encuentra por encima de los 800 m de altitud se podrá identificar con la mención de Vino de Altitud o de Altura. La nueva Normativa es compatible con la que actualmente está en vigor, y serán las bodegas las que podrán elegir si la incluyen siempre y cuando puedan demostrar la procedencia según la trazabilidad del producto.

Esperamos que estas indicaciones sencillas sobre cómo leer la etiqueta de un vino te resulten útiles en tu próxima compra. Mientras tanto, ¿por qué no le echas un vistazo a nuestras ofertas de temporada?

Recuerda, mejor contigo, mejor con vino. ¡Feliz verano!

Comment ( 1 )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *