T6. Cómo beber vino en verano

beber vino en verano

Si tus días de vacaciones mejoran con un buen vino, no te pierdas estos consejos sobre cómo beber vino en verano. En esta sexta entrega de Trucos La Tienda de Vino, te damos ideas para que el calor no te impida disfrutar de una buena copa.

La llegada del calor obliga a poner más cuidado en la elección del vino, en la temperatura de servicio y en su conservación, para disfrutar de todo su sabor.

Trucos para beber vino en verano:

¿Qué vino elegir?

Cómo ya te hemos dicho en ocasiones anteriores, el mejor vino que te puedes tomar es siempre el que más te apetezca. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cuerpo, en épocas de calor, nos pide alimentos frescos y bebidas más frías. Motivo por el cual, los vinos mas frescos y ligeros son ideales para el verano.

Vinos espumosos, blancos, rosados y tintos jóvenes son los aliados perfectos para combatir las altas temperaturas.

Durante el verano solemos tomar platos frescos y algo más ácidos. El éxito en el maridaje dependerá del equilibrio con la acidez del vino. La acidez le da vida al vino. Es ideal para refrescarnos en verano y perfecta para maridar.

Tómalo a baja temperatura

Beber vino a temperatura ambiente en verano, es un gran error. Sabemos que la temperatura a la que se sirve el vino es importante, ya que condiciona la cata y los matices que vamos a percibir. Ya te lo contamos en el post servicio y conservación del vino. A grandes rasgos, cuanto más caliente esté el vino, más aromático será, pero a la vez, más pesado, más empalagoso y más se notará su grado de alcohol. El frío, en cambio, enmascara los aromas y acentúa la percepción de la acidez y los taninos.

Por lo tanto, en verano, es importante respetar la temperatura de servicio pudiendo ser, incluso, más tolerantes y servir el vino un par de grados por debajo de su temperatura ideal, ya que se va a calentar en la copa.

Para que te hagas una idea, una vez servido, la temperatura puede aumentar hasta 4ºC en diez minutos, si hace calor.

Si refrescamos un poco los vinos tintos, evitamos que el alcohol sea la primera sensación que percibamos tanto en nariz como en boca.

La temperatura ideal de servicio en verano de un vino blanco o rosado sería 8ºC, de un espumoso 6-7ºC, vinos dulces a 4-5ºC y los tintos, si son jóvenes a 14ºC, si tienen crianza a 16ºC.

La botella hay que mantenerla en una cubitera con agua fría y hielo o en un enfriador para evitar que el vino se caliente.

Es recomendable no llenar mucho la copa, para evitar que el vino se evapore, se caliente y se estropee su sabor. Llena la copa a la mitad y mantén bien conservado el resto del vino.

Si sujetas la copa por el tallo y no por el balón, contribuirás a no calentar más el vino.

Si necesitas enfriar el vino una vez servido, te recomendamos añadir uvas congeladas o cubos de silicona, antes que un hielo. Aunque, a veces, el cubito de hielo puede ser la única opción para enfriar la copa…

Recuerda que en la segunda entrega de Trucos La Tienda de Vino te dimos unas sencillas recomendaciones para saber cómo enfriar rápidamente una botella de vino, por si lo necesitas.

cómo beber vino en verano. Copa de vino blanco en la playa
Una copa de vino blanco bien fresquito en la playa

Evita la exposición al sol

Es importante para su conservación, que el vino no reciba la luz directa del sol. Esto puede acelerar las reacciones químicas que lo deterioran, alejándolo de su estado óptimo.

Incluso una exposición breve puede alterar su sabor.

En el caso de los vinos espumosos, mas delicados y de rápido consumo, la incidencia puede ser mayor.

Conservación del vino

La conservación de las botellas de vino una vez abiertas requiere un apartado especial.

Tumbar una botella de vino abierta es un error muy común, que tiene peores consecuencias en verano. El calor acelera la actividad de los microorganismos, sobre todo los hongos y las microbacterias del corcho, haciendo que se avinagre el vino. Si la botella está tumbada, el proceso se intensifica, ya que vino estará en contacto continuo con el corcho.

La mejor forma de conservar una botella abierta es guardarla de pie, con un tapón especial que extraiga el aire del interior de la botella, impidiendo la oxidación.

Vinos de baja graduación alcohólica para mantenerse bien hidratado

Si las temperaturas son elevadas, es preferible elegir vinos de menor graduación alcohólica para no favorecer la deshidratación.

Cuando bebemos vino nos deshidratamos al incorporar el alcohol al cuerpo, por eso te recomendamos pedir siempre una botella de agua para disfrutar mejor del vino.

Recuerda beber dos copas de agua por cada copa de vino para mantener una correcta hidratación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.