T4. Elegir un buen vino para tomar con carnes

Hamburguesas de carne de ternera con vino. Elegir un buen vino para tomar con carne

Encontrar la combinación perfecta entre vino y comida requiere de ciertos conocimientos y, sobre todo, de mucha experiencia previa. En esta cuarta entrega de “Trucos La Tienda de Vino” te vamos a dar unos consejos básicos para elegir un buen vino para tomar con carnes.

La primera cuestión que nos debemos plantear es que la elección del vino depende de la calidad del producto al que vaya a acompañar. Lo ideal es que tanto vino como comida sean de buena calidad.

Cuando se marida un vino con una comida siempre hay detrás una intención de búsqueda. Se persigue que el sabor y la textura de la comida tengan efecto sobre el vino que le acompaña y viceversa. Es importante conocer que, a la hora de maridar, podemos hacerlo por afinidad o por contraste.

Maridaje por afinidad

En este tipo de maridaje se buscan aspectos organolépticos similares, como el sabor, el color y el aroma, creando un nexo de unión entre ellos. A partir de ahí, la clave de un buen maridaje es lograr el equilibrio entre ambos, de manera que ninguno oculte los sabores del otro, sino que se realcen mutuamente.

La clave de un buen maridaje por afinidad es conseguir que los sabores de comida y vino se realcen mutuamente

Maridaje por contraste

En el maridaje por contraste se busca justamente lo opuesto, es decir, encontrar el equilibrio entre comida y bebida compensando las carencias y los excesos de ambos. Por ejemplo, una comida con un alto contenido en grasa se regulará con vinos de buena acidez, que ayuden a limpiar el exceso de grasa en boca, preparando las papilas gustativas para asimilar otros sabores.

Trucos para elegir un buen vino para tomar con carnes

  • Se puede romper, (y se debe), con la costumbre de que “la carne sólo se toma con vinos tintos.”
  • El tipo de carne y la forma en la que se prepara tienen una gran influencia a la hora de seleccionar un vino. De hecho, aunque cada carne tiene un sabor característico, si se va a guisar, es más importante valorar el sabor del guiso o del plato final, que la propia carne.
  • Si llegado el momento del aperitivo te apetece tomar un plato de jamón ibérico, ten presente que el vino tinto refuerza las notas metálicas, cárnicas, del jamón, reduciendo el resto de matices, como los recuerdos a avellana o nueces. Sin duda el maridaje ideal es un fino, aunque con algunas cervezas también se aprecian considerablemente sus sabores.
  • En el maridaje con carne de ternera hay que tener en cuenta su color. Cuánto más blanca y tierna, más ligero será el vino a elegir. Un vino rosado como el Aceña seco encajaría a la perfección. Mientras que, cuanto más oscura y grasa sea la ternera, le irá mejor un vino con carácter, más fuerte y astringente en boca.
  • La carne de cerdo adobada, marinada o a la parrilla combinan bien con vinos secos jóvenes que potencian las notas del carbón. Si vamos a tomar el cerdo asado, le convendrá un vino con cuerpo y mayor potencia de sabor, como nuestro Olivita Pérez.
  • La carne de vacuno mayor o el buey en forma de chuletón suelen acompañarse con vinos más grasos y con cuerpo como los que tienen crianzas largas. A los guisos con estas carnes más fuertes, les acompaña bien la uva syrah por lo que les iría estupendo nuestro Cordovilla Reserva 2016
  • En el caso de la carne de cordero dependerá de la juventud del animal. Un cordero lechal presenta una carne más suave y de sabor más sutil que un recental. Los lechales agradecen vinos más afrutados, mientras que los recentales requieren vinos potentes y de mayor complejidad. ¿Por qué no acompañar un asado de cordero, cochinillo o cabrito con un vino blanco de buena acidez que nos limpie el paladar?
  • Para finalizar, las carnes de caza, de sabor fuerte y denso, se suelen acompañar con tempranillos o vinos tintos más contundentes. ¿Has probado a acompañarlas con un vino semidulce? Por ejemplo, el vino tinto joven semidulce Aceña
Costillas de cordero. Elegir un buen vino para tomar con carne
Costillas de cordero y vino tinto

Llegados al momento postre, no vamos a hablar de carne, pero si te recomendamos el maridaje de vino y helado como idea curiosa a tener en cuenta.

Esperamos que este nuevo artículo de trucos para elegir un buen vino para tomar con carnes os haya resultado interesante. Os invitamos a dejar vuestros comentarios y peticiones sobre otros temas que despierten vuestra curiosidad.

Un brindis a vuestra salud, ¡siempre con vino de Madrid!

Comment ( 1 )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *