Servicio y Conservación del Vino

El servicio y la conservación son dos factores importantes para disfrutar de los aromas y sabores del vino en su máxima expresión.

El consumo de vino y cerveza a lo largo del día fue algo habitual en Europa hasta bien entrado el siglo XVIII. Estas bebidas se veían como un alimento más, siendo frecuente el consumo de vino en España y sur de Europa, mientras que la cerveza se consumía principalmente en los países del centro y norte de Europa. Llegaron incluso a ser recomendadas por los médicos como complemento a la dieta, especialmente a las más pobres. A eso hay que añadirle la mala fama del agua, ya que no siempre estaba en buenas condiciones, podía transmitir enfermedades y además, podía no tener buen sabor. Me resultó muy interesante el artículo de Jaime Rubio Hancock para Verne en El País “Cuando hasta los niños desayunaban vino: cómo ha cambiado nuestra relación con el alcohol”

En la actualidad, el vino se consume con moderación, estando más asociado a fines de semana, celebraciones y momentos con amigos. Está demostrado que un consumo moderado de vino mejora nuestro estado de ánimo. Puedes leer nuestra anterior publicación “El consumo de vino y el estado de ánimo.”

El servicio y la conservación son dos factores importantes para disfrutar de los aromas y sabores del vino en su máxima expresión.

Si compras vino de manera habitual, seguro que te resultan interesantes las siguientes recomendaciones.

Conservación del Vino

Es un tema a tener en cuenta siempre y más, si vas a tener invitados y vas a ofrecer un vino que has tenido guardado en casa un tiempo indefinido.

Cuando el vino se va a consumir inmediatamente o en el plazo de un mes, es recomendable evitar picos de temperatura por encima de 21ºC o por debajo de 8ºC.

Si lo vamos a guardar durante meses o años hay que tener en cuenta además otros factores para que no se estropee:

  • Evitar la exposición directa a la luz
  • Mantener a una temperatura de entre 10ºC y 14ºC (Cava o nevera de vinos, sótano)
  • Las botellas con tapón de corcho deben guardarse siempre en posición horizontal.

Si el vino se mantiene a una temperatura ambiente alta, se acelera su evolución en botella, pudiendo llegar a deteriorarse antes.

En el caso de que la temperatura de conservación sea demasiado baja, pueden aparecer precipitados en el líquido.

Temperatura de Servicio del Vino

En función del tipo vino que se vaya a degustar hay una temperatura de consumo recomendada para apreciar mejor sus características.

  • Los vinos blancos fermentados o criados en barrica, se sirven ligeramente frescos, a 12ºC (No es recomendable dejarlos todo el tiempo en la cubitera o enfriador).
  • Los vinos blancos de poco cuerpo o cuerpo medio y los rosados, se sirven fríos, entre 7ºC y 10ºC.
  • Los vinos dulces, se sirven fríos, entre 6ºC y 8ºC
  • Los vinos espumosos, se sirven fríos, entre 6ºC y 10ºC
  • Los vinos tintos jóvenes, ligeros o con poca madera, se sirven ligeramente frescos, a 12ºC.
  • Los vinos tintos con cuerpo y un nivel medio o alto de alcohol, se sirven entre 15ºC y 18ºC.

¿Cómo calcular la Cantidad de Vino necesaria en función del Número de Comensales?

Las botellas de vino tienen una capacidad de 750 ml., lo que equivale a 6 copas de vino de 125 ml.

Para una comida se recomienda considerar media botella por persona como lo más habitual, aunque esto pueda variar dependiendo de los comensales.

Servicio del Vino

Cuando hablamos de vinos blancos o tintos criados un largo periodo en barrica y de vinos que lleven mucho tiempo cerrados en botella es recomendable decantarlos. Al decantar, el vino entra en contacto con el oxígeno del aire permitiendo que se revelen aromas menos volátiles e incrementando la intensidad y complejidad del vino.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones sobre el servicio y conservación del vino sacarás el máximo partido a tu bodega.

Comments ( 2 )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *