4 recetas para aprovechar RESTOS DE VINO BLANCO

aprovechar restos vino blanco

Preparas una cena en casa, sacas una botella de vino blanco para brindar y cuando vas a recoger te das cuenta de que ha sobrado media botella. La guardas en la nevera y al cabo de varios días sigue ahí y te preguntas: “¿Qué hacer con restos de vino blanco?” La respuesta es muy sencilla: “De todo, menos tirarlo”. A continuación te compartimos 4 recetas con sobras con vino blanco:

Recetas para aprovechar RESTOS DE VINO BLANCO

Una vez que el vino lleva varios días (o incluso semanas) abierto en el frigorífico se nos hace cada vez menos apetecible para beberlo. No obstante, las sobras de vino blanco aún tienen mucha vida en la cocina. Estos son solo algunas de los platos que puedes preparar para aprovecharlas:

Si te ha sobrado menos cava que las cantidades indicadas en las recetas, tan solo tienes que adaptar los ingredientes a la cantidad de la que dispongas: en lugar de 4 porciones, obtendrás solo 2 o, quizá ¡4 tapitas!

1. Gelatina de restos de vino blanco

La gelatina de vino es un comodín que te puede servir para dar un toque elegante a recetas saladas como entrantes, tablas de queso, ensaladas… o directamente como postre. ¡Especialmente recomendado para vinos semidulces!

Ingredientes: 250 ml de restos de vino y 2 g de agar-agar. Opcional: azúcar o endulzante al gusto.

Paso a paso: Diluye el agar-agar en una parte de vino frío con una varilla. Añade el resto de vino blanco y continúa removiendo hasta deshacer todos los grumos. Después, incorpora la mezcla a una cazuela y lleva a hervir. Remueve. Cuando alcance el punto de ebullición, deja cocer 2 min. Incorpora azúcar o endulzante si te apetece. Vierte el líquido caliente en un recipiente, deja templar y finalmente, déjala reposar durante aprox. 1 hora.

gelatina-restos-vino
Tabla de quesos con restos de vino blanco

2. Receta de Sabayón de restos de vino blanco

Una forma ideal de dar salida a pequeñas cantidades de restos de vino blanco es el sabayón o zabaione italiano. Se trata de un espumoso postre que habitualmente se habitualmente elabora a base de vino dulce y yemas, aunque también da un resultado estupendo cualquier resto de vino blanco que tengas en la nevera, pues igualmente se le añade azúcar para endulzar.

Ingredientes para 4 personas: 120 ml restos de vino blanco, 6 huevos de gallina frescos y 120 g de azúcar. Opcional: Biscotti, galletas o pan duro para acompañar.

Paso a paso: Comienza colocando una olla grande con agua con otra olla más pequeña en su interior para hacer un baño maría. Después, casca los huevos y separa las claras de las yemas y agrega las yemas a la olla pequeña que tienes al baño maría junto con el azúcar (reserva las claras para otra receta). Bate con fuerza hasta conseguir que el azúcar y las yemas integren totalmente y quede una mezcla espumosa. Después integra poco a poco el vino blanco sin parar de batir y sin quitar la olla del baño maría. Cuando se haya incorporado totalmente el vino y hayas conseguido una mezcla espumosa, aparta del fuego y sigue batiendo hasta que veas que tu mousse espesa ligeramente. Coloca un biscotti en cada vaso y reparte el zabayonne entre ellos. Sirve al momento.

3. Risotto de calabaza y restos de vino blanco

Una de las recetas más espectaculares para aprovechar restos de vino blanco es, sin duda, este risotto de calabaza. ¡La combinación del vino con el queso parmesano y la calabaza no puede ser más envolvedora!

Ingredientes para 4 personas: 350 g arroz redondo, 1 puerro, 2 dientes de ajo, 1/2 kg de calabaza, 170 ml de vino blanco, 1 l. caldo de verduras, 65 g parmesano, aceite de oliva, sal y pimienta. Opcional: trufa negra para emplatar.

Paso a paso: Comienza limpiando el puerro y picándolo en juliana. Pela los dientes de ajo y pícalos muy pequeños. Corta la calabaza en dados de 1 cm de grosor. Después, pon a calentar el caldo en un cazo pequeño. Por otro lado, pon una cazuela al fuego medio con un chorrito de aceite de oliva y pocha el puerro con una pizca de sal. Cuando esté tierno, añade la calabaza, pimienta molida y rehoga la calabaza durante 5 minutos. A continuación, añade el arroz y mezcla. Incorpora ahora el vino blanco y sube el fuego. Mientras se cocina el arroz añade el caldo en pequeñas cantidades (de cucharón en cucharón) mientras mueves el arroz con una espátula. Cuando haya absorbido el caldo, incorpora otro cucharón, así hasta terminar con el caldo y tener el arroz cocido en su punto. Cuando el risotto esté casi listo, con un poco de caldo todavía en la cazuela, quítalo del fuego e incorpora el parmesano rallado. Sirve caliente.

rissoto calabaza vino blanco
Rissoto de calabaza con restos de vino blanco

4. Vinagreta de restos de cava

Ingredientes: 100 ml de restos de vino blanco, miel de Miraflores, aceite de oliva, sal y pimienta.

Paso a paso: Comienza poniendo a hervir el vino blanco hasta reducir a la mitad. A continuación, en un recipiente apto para batir, mezcla la reducción de vino con 8 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de miel, sal y pimienta, emulsiona con una batidora de brazo y reserva hasta que llegue el momento de usarla.

Y tú, ¿cómo aprovechas tus restos de vino blanco? Déjanos un comentario con tus recetas favoritas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.