Cómo conservar el vino una vez abierta la botella

como conservar el vino una vez abierta la botella

Cómo conservar el vino una vez abierta la botella es la tercera entrega de la sección “Trucos La Tienda de Vino”. Todos hemos oído que una vez abierta la botella lo mejor es bebérsela, pero no siempre sucede así. Si vives sólo y te apetece disfrutar de una copa de vino en casa, si tú eres de tinto y tu pareja de blanco o simplemente, hemos abierto una botella para un aperitivo y se nos ha quedado a medias…

Para evitar que te quedes sin disfrutar de una copa de vino por no dejar la botella abierta, te vamos a dar una serie de trucos para conservar el vino una vez abierto, manteniéndolo en su máxima expresión durante el mayor tiempo posible.

¿Qué supone para el vino abrir la botella?

Al quitar el corcho de la botella, el oxígeno del aire entra en contacto con el vino iniciándose el proceso de oxidación. Esto provoca que el vino comience a deteriorarse, perdiendo aroma, sabor y calidad, pudiendo llegar a convertirse en vinagre con el paso del tiempo.

No todos los vinos se conservan igual

¿Cuánto tiempo dura un vino en un estado aceptable una vez abierto?

Hay que tener presente que los grandes enemigos del vino son el oxígeno, los cambios bruscos de temperatura y la luz. Lo que tarda un vino en estropearse una vez abierto dependerá del tipo de vino y de su edad.

Los vinos espumosos son los que se deterioran más rápido. Es recomendable beberlos en el mismo día que se abre la botella aunque, conservados apropiadamente, pueden aguantar máximo un día y medio. La cucharilla puesta en la botella no conserva la burbuja y el carbónico termina escapándose.

Los vinos blancos y rosados aguantan correctamente durante tres días. Si la conservación no es la adecuada y el vino tiene barrica, pueden durar incluso menos.

Si el vino es un tinto joven, puede durar una semana. En cambio, si es un vino tinto envejecido, su duración se asemejará a la de blancos y rosados, es decir, 3 días.

Cuantos más aromas afrutados tenga el vino mas frescura perderá.

Los vinos tánicos durarán más que los ligeros.

Cómo conservar el vino una vez abierta la botella.
como-conservar-el-vino-una-vez-abierta-la-botella

Trucos para conservar el vino una vez abierta la botella

1. Tapar bien la botella

Para ralentizar el deterioro del vino lo primero es protegerlo del oxígeno. Por lo tanto, si sabemos de antemano que nos va a sobrar vino, lo mejor es volver a tapar la botella después de servir. La manera más fácil es poniendo de nuevo su propio corcho. Si se ha roto o lo has tirado, existen tapones especiales para vino que se pueden encontrar fácilmente en tiendas a buenos precios. Siempre hay que verificar que quede bien cerrado y no entre aire.

En las tiendas especializadas puedes encontrar utensilios específicos para ayudar a que el contacto del vino con el oxígeno sea lo menor posible. Existen tapones específicos para espumosos que conservan la efervescencia. Bombas de vacío que ayudan a extraer el oxígeno que ya ha entrado en la botella permitiendo alargar la vida útil del vino. Los conservadores de gas inerte inyectan argón que desplaza el aire de la botella evitando la oxidación. Lo más sofisticado son los sistemas que permiten beber sin descorchar, como el Coravín, que escancian el vino sin extraer el corcho. Se introduce una aguja en el corcho sin desplazarlo y una vez que se retira la aguja, el corcho simplemente se expande de nuevo a su forma original. A medida que el vino se extrae a través de la aguja, este se reemplaza con gas argón puro, lo que garantiza que el vino restante no entre en contacto con oxígeno y y evolucione de manera natural dentro de la botella.

2. Cambiar de botella

Cuanto menos vino haya sobrado, mayor será el espacio ocupado por el oxígeno y menos nos va a durar. En estos casos, una buena opción es cambiar el vino sobrante a otra botella de cristal más pequeña que pueda cerrarse herméticamente, dejando así el mínimo aire dentro.

3. Conservarlo refrigerado

Las botellas abiertas es preferible conservarlas en una vinoteca o en la nevera ya que el frío hará que el proceso de deterioro sea más lento, al igual que pasa con la comida. La temperatura óptima de conservación será entre 12º y 16º. Recuerda siempre sacarlo un poco antes de la nevera para que recupere su temperatura óptima de consumo, diferente para blancos, rosados y tintos.

Si no dispones de nevera busca un espacio fresco y protegido de la luz en el que la temperatura no supere los 22ª

4. Posición vertical

Una vez que se ha abierto la botella hay que conservarla, debidamente tapada, en posición vertical y moviéndola lo menos posible, para reducir la superficie de contacto del vino con el aire.

5. Proteger de la luz

Mantenga la botella alejada de la luz. La luz solar directa sobre la botella estropea el vino, incluso un breve tiempo de exposición puede afectar al sabor del vino. Te recomendamos tenerlo en cuenta, ahora que empieza el buen tiempo, si te reúnes con familia o amigos en alguna terraza, da igual que sea de un bar o de tu casa.

En cualquier caso, más allá de aplicar estos consejos para conservar el vino una vez abierta la botella, no podemos esperar que un vino abierto vaya a durar semanas o meses. Cualquier botella de vino abierta siempre debe beberse lo antes posible ya que a lo pocos días de su apertura se va a estropear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *